Te quiero, pero no te necesito



Vivimos en una sociedad en la que cada día nos creamos nuevas necesidades. Nos encanta la formula “necesito”: “necesito cambiarme de coche, necesito unos zapatos nuevos, necesito otro móvil, necesito apuntarme a un gimnasio”, etc.

Si pensamos en el consumismo que nos rodea, esto puede ser comprensible; a muchos les interesa que pensemos así, aunque eso no lo  justifica. Pero es peor cuando trasladamos estas ideas al marco de las relaciones, y más concretamente a las relaciones de pareja.
Te quiero, pero no te necesito
Si eres de los que te encantan las canciones que dicen frases como “mi vida eres tú”, “sin ti no soy nada” o “me muero si no estás”, si te derrites cada vez que tu pareja te dice “eres todo para mí” o “no podría vivir sin ti”, es muy probable que formes parte de esas personas que hacen de su relación el centro de su vida, olvidándose incluso de que su vida es algo más.

El amor es libertad, no sufrimiento
A menudo oímos frases del tipo “necesito estar con él todo el tiempo”, “haría lo que fuera por ella”, “si me deja me muero”.

¿Te has preguntado alguna vez qué hay detrás de este tipo de afirmaciones? Tal vez una relación de dependencia, tal vez una pérdida de la propia identidad, tal vez un miedo a perder a la otra persona. Este tipo de declaraciones nos indican que detrás hay una relación insana.




El psicólogo Walter Riso decía en uno de sus libros que el amor crea un lazo que se puede convertir en cadena cuando no hay libertad. Para que una relación sea saludable, ambos deben tener claro que estar con esa persona es una opción, no una necesidad.

En lugar de decir “no puedo estar sin ti”, es mucho más bonito -aunque no estemos acostumbrados- decir: “Podría estar sin ti y ser feliz; aun así elijo estar contigo porque quiero que formes parte de mi felicidad”, o lo que es lo mismo: “te quiero, pero no te necesito”.

Durante mucho tiempo nos han inculcado que en el amor es inevitable sufrir, y eso, desde mi punto de vista, es falso.

Desde el momento en que lo estás pasando mal ha dejado de ser amor, al menos para los que entendemos que el amor es sinónimo de bienestar, de plenitud,  de entrega incondicional, de respeto, de apoyo, y sobre todo de libertad.

Las parejas que pasan de quererse a soportarse, las personas que aguantan o toleran situaciones que van en contra de sus principios, quienes permiten faltas de respeto o chantaje emocional no lo hacen porque quieren a sus parejas, sino porque no se quieren a ellas mismas.

Nadie es imprescindible
Muchas de las personas que se auto-engañan pensando que necesitan al otro, en realidad viven acomodados en rutinas que no les satisfacen porque creen que, de dejarlo, no volverían a encontrar el amor.

Necesitar implica que algo es imprescindible, que sin eso no podemos vivir. Necesitar implica depender, y la dependencia nos aleja de la libertad.

Hay muchos ejemplos que ilustran la idea de que, nos guste o no, nadie es imprescindible. Las personas se separan e inician nuevas relaciones, algunas personas sufren la pérdida de un ser querido y siguen adelante, incluso nosotros mismos algún día no estaremos aquí y la vida continuará.

Tener presente la idea de que nada es para siempre y saber renunciar a lo que no nos conviene nos ayuda a valorar más a las personas que forman parte de nuestra vida y a mantener relaciones más saludables basadas en la elección de lo que queremos, y no en el conformismo basado en la falta de opciones.

La pareja es una parte, no un todo
A menudo la gente cae en la trampa de entender su relación de pareja como un todo: “Ella es lo que da sentido a mi vida”… Y, por muy romántico que esto nos pueda sonar, es uno de los peores errores que se pueden cometer.

No podemos dejar el sentido de nuestra vida, o lo que es lo mismo, nuestra felicidad, en manos de otra persona, por mucho que la queramos.

La persona que elegimos para compartir nuestra vida es un ser importante, por supuesto que sí; pero no puede ser lo único.




Como seres individuales nuestra vida se completa con más cosas. Y nos conviene dedicar una parte del tiempo a nuestro propio crecimiento como personas.

Nuestra autonomía emocional y nuestros objetivos en la vida son partes que no podemos dejar de lado.

Uno no puede dejar de ser quien es, no puede perder su esencia y su propia identidad para satisfacer a su pareja. Si es así, estamos alimentado un amor enfermizo, una relación tóxica basada en miedos y obsesiones.

No te olvides que querer no es necesitar: querer es amar en libertad, querer es poder elegir, y querer a alguien es elegir a esa persona todos los días sin depender de ella.



Las mejores 12 mascarillas caseras para tu rostro

Para que un tratamiento facial sea efectivo es fundamental conocer las características y el tipo de piel, ya sea seca, grasa o mixta. La reacción de cada una ante las mascarillas puede ser diferente.

¡Qué ajetreada es la vida diaria! No nos queda un segundo para respirar entre el trabajo, la casa, las cuentas, la pareja, los hijos y los problemas que surgen…! Y toda esta agitación queda reflejada en nuestra piel en forma de arrugas, manchas y falta de brillo.






Seguramente te preguntas qué hacer, la realidad es que no tienes tiempo para ir al salón de belleza y las mejores cremas son tan caras que no te decides a comprarlas ¡No te preocupes! La solución está en tus manos, utilizando ingredientes de tu propio hogar puedes revitalizar tu piel y realzar su belleza.

En este artículo te ofreceré lo que hace tantos meses estabas buscando ¡Las mejores 12 mascarillas para tu cara!

¿Por qué se afecta mi piel?


La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y su primera y principal barrera contra agentes patógenos. Entre sus muchas funciones están: regular la temperatura corporal, proteger las estructuras internas y proporcionar sensaciones como el tacto y la presión. Una piel tersa y luminosa es señal de  salud, sin embargo existen muchos factores internos y externos que pueden influir negativamente en su aspecto y correcto funcionamiento:
Principales factores que afectan la piel
Exposición excesiva a la radiación solar.
Uso excesivo de sustancias químicas como maquillajes, jabones, entre otros.
Alcoholismo
Tabaquismo
Dieta desequilibrada y poco saludable
Desde el punto de vista estético la piel ha sido considerada símbolo de belleza por numerosas culturas. En la actualidad diversas compañías de cosméticos dedican sus esfuerzos a hallar nuevas fórmulas que permitan rejuvenecer y proteger la piel. La forma más común de tratamiento de belleza son las mascarillas.

Pero tú no necesitas esas mascarillas costosas, llenas de productos químicos, utilizando productos naturales, en tu propio hogar puedes preparar las mejores mascarillas para tu rostro.

Mascarillas para el rostro: Belleza y salud

No hay nada más refrescante para el rostro que una  mascarilla natural: hidrata, elimina las células muertas de la piel, y reafirma las líneas de expresión. Existen varios tipos de mascarilla en dependencia de la forma en que actúan sobre la piel, así que debes tener en cuenta lo que necesitas para elegir cuál preparar:

Tipos de mascarilla según su función



  1. Mascarilla de Efecto Tensor: Se aplica húmeda y al secarse provoca una tensión que favorece la circulación sanguínea y la nutrición celular.
  2. Mascarilla de Efecto Reafirmante: Se aplica húmeda y al secarse provoca una tensión que reafirma los tejidos.
  3. Mascarilla Exfoliante: Permite la eliminación de células muertas y secreciones de la piel.
  4. Mascarilla Hidratante: Evita la evaporación del agua superficial de la piel, creando una barrera de protección y favoreciendo la desaparición de las arrugas y reafirmando las líneas de expresión facial.
  5. Mascarilla Estimulante: Estimula los vasos capilares superficiales y favorece la nutrición de los tejidos.
  6. Mascarilla de Efecto Aclarante: Absorbe el exceso de melanina, eliminando manchas y pecas.
  7. Mascarilla Renovadora: Elimina las células muertas de la capa superficial y activa y acelera la renovación celular.
Debes tener en cuenta que la piel de cada persona tiene características diferentes, por lo cual la reacción ante determinada mascarilla puede ser diferente también. Uno de los aspectos que más influye en la efectividad de un tratamiento facial es el tipo de piel, ya sea seca, grasa o mixta. Si ya sabes lo que precisa tu rostro, continúa leyendo pues a continuación te ofrezco las 12 mejores mascarillas para tu cara.

Las mejores mascarillas para tu cara

Dedica una hora del día o de la noche a tu rostro, él también precisa de tu atención y tus mimos. Antes de aplicarte la mascarilla que necesites, lávate el rostro para eliminar el polvo y el sudor. Recuerda que debes preparar solo la cantidad que vas a utilizar en el momento, aunque, en ocasiones es posible dejar la mascarilla hasta el día siguiente en un recipiente de barro dentro del refrigerador. Puedes aplicarlas todos los días pero es preferible dejar la piel del rostro descansar un día de por medio.

Mascarillas exfoliantes



Mascarilla #1: Miel y almendras

Para preparar el más exquisito exfoliante casero solo necesitas una cuchara sopera de miel y dos almendras. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo secar  durante 15 minutos. Enjuágate con agua tibia. Te sentirás rejuvenecida.

Mascarilla #2: Miel

¿Quieres tener la piel tersa y suave? Aplica la miel uniformemente por todo tu rostro. Déjala durante quince minutos y luego retírala con agua fría. Ya verás qué bien se siente.

Mascarilla #3: Avena y suavidad

Es increíble lo suave que queda la piel después de utilizar esta mascarilla. Solo necesitas licuar o machacar muy bien media taza de avena y agregarle media cucharadita de miel de abejas, dos cucharadas de leche, dos gotas de aceite de geranio y dos gotas de aceite de manzanilla. Mezcla bien y aplica esta pasta con tus dedos mediante masajes circulares. Déjala por 15 minutos y retírala con agua tibia. Tu piel quedará tan suave como la de un bebé. Puedes añadirle a la mezcla 5 gotas de zumo de limón si tienes una piel grasa.

Mascarillas hidratantes


Mascarilla #4: Frutas

Ciertas frutas son ideales para hidratar tu piel debido a su alto contenido de agua. Utiliza, por ejemplo, un plátano (banana) maduro y haz una pasta, la cual aplicarás en sobre tu cara y el cuello suavemente. Espera 15 minutos y retira la mascarilla con agua fría para activar la circulación sanguínea.

Mascarilla #5: Pepino

Ya conocemos las maravillosas propiedades del pepino: es delicioso, fresco e ideal para una dieta balanceada. Pues no te imaginas los cambios que puede lograr en tu piel, sobre todo si has tomado demasiado sol en un día de playa. Pela un pepino y muélelo bien fino hasta obtener una pasta (no te olvides de guardar dos rodajitas para tus ojos), extiéndela por todo tu rostro y descansa por 15 minutos. Retira con abundante agua fría y veras tu piel fresca y humectada.

Mascarillas renovadoras contra arrugas y ojeras



Mascarilla #6: Rostro terso

Otra vez la miel y el huevo, una mezcla sin par para la belleza. Combina dos cucharadas de miel con una clara de huevo batida.  Mezcla con una cucharada de zumo de limón y aplícatela en el rostro, masajeando suavemente. Sentirás como tu piel se estira. Déjala durante 20 minutos y límpiate el rostro con leche descremada tibia. Una delicia de tratamiento.

Mascarilla #7: Rosas y Juventud

Pues sí, era cierto lo que contaban las mujeres en la antigüedad, algo tan efímero como una rosa  conserva el secreto de la eterna juventud. ¿Deseas probarlo? Pues tritura los pétalos de cinco rosas frescas hasta hacer una pasta y déjala actuar en tu rostro durante 15 minutos. Retírala con agua fría ¡Y verás los resultados1

Mascarilla #8: Yogurt

Las arrugas hablan de experiencia y madurez pero a nadie le gustan, con esta mascarilla las suavizarás. Mezcla un vaso de yogurt natural con una cucharadita de semillas de hinojo y otra de hojas de la misma planta trituradas. La crema debe ser homogénea cuando la apliques en tu rostro. Déjala durante 20 minutos y retírala con agua tibia. Repítelo día a día y tu piel lo agradecerá.

Mascarillas contra el acné, las espinillas y las manchas



Mascarilla #9: Tomate

El tomate tiene variados efectos sobre la piel: hidratante, tensor y exfoliante. Si deseas que esos molestos granitos y puntos negros desaparezcan pica un tomate a la mitad y pásalo por tu rostro. Déjalo actuar durante 15 minutos y retíralo con agua tibia ¡Verás los resultados!

Mascarilla #10: Limón

El limón es la fruta de los mil usos ¡quién se iba a imaginar que también elimina las manchas! Pues bien, mezcla una cucharada de miel de abejas con otra de zumo de limón. Aplícala con un algodoncito en la piel del rostro y déjala durante 20 minutos. Retira la mascarilla con un algodoncito y agua mineral. Ten cuidado de limpiarla bien pues la exposición al sol de la piel con limón provoca manchas.

Mascarillas Estimulantes



Mascarilla #11: Fresas

Si sientes la piel reseca utiliza esta magnífica crema natural para hidratarla y nutrirla. Tritura varias de fresas y mézclalas con miel. Aplica esta crema en tu piel y déjala por 20 minutos. Retírala con agua fría y siente como tu belleza vuelve con nuevos bríos.

Mascarilla #12: Crema nutritiva

Luego de exfoliarte lo mejor es aplicar una crema nutritiva que estimule tus células. Combina 1 cucharada de miel, 1 cucharada de agua mineral, 1 cucharadita de agua de rosas y una cucharada de yogur o leche. Aplícala en tu rostro con un algodoncito y déjala actuar durante 15 minutos. Retírala con abundante agua fría y mírate al espejo. Seguro notarás cambios.

Ayudando a tu piel

Ahora ya puedes elegir la mascarilla que prefieras, pero recuerda que tu piel es un reflejo de tu salud. Para mantenerla suave y joven debes también tener una dieta balanceada, tomar más de dos litros de agua al día y evitar el tabaquismo y el alcohol.

10 BASICOS PARA ESTE INVIERNO

Las mujeres suelen (solemos) tener el armario lleno de nada que ponernos. Mientras que la barra del ropero hace esfuerzos por mantenerse firme a pesar de las siete toneladas de ropa que aguanta, nosotras ya estamos planeando la próxima visita al centro comercial, porque, claro, “es que casi no tengo ropa, está todo pasado de moda ya, ¿lo ves? Si lo compré hace por lo menos una semana”. Piénsalo fríamente: ni viviendo tres veces vas a poder usar todas la ropa que tienes. Nuestro consejo es que te plantes delante del armario y analices qué tienes, y si de verdad vas a poder sobrevivir al invierno con ello. Con el cambio de armario que esperamos hayas hecho ya (y para el que te dimos algunos consejos), habrán salido a la luz prendas que ni recordabas que tenías. Busca tus básicos para el frío. Un buen fondo de armario de elementos básicos te salvará varias temporadas, y te permitirá poder combinarlos con prendas de moda sin que tu tarjeta de crédito tiemble demasiado. ¿Quieres saber cuáles son esos básicos de otoño/invierno que no deben faltar en tu armario? En eltiempo.es te los mostramos.

Prendas para el frío

1. Jersey liso de lana: nada de estampados extraños que probablemente te horrorizarán la temporada que viene. Un buen jersey de un único color te permitirá múltiples combinaciones con pantalones o faldas. Mejor si inviertes un poco de dinero en él, o a las dos puestas no se verá de la cantidad de bolas que va a tener. También conviene que no pique, o acabarás por pasarte el día con la mano dentro del jersey, rascándote, y la gente va a pensar que te gustas mucho y te estás metiendo mano.
 2. Abrigo clásico: aunque ahora se vean cosas tan extrañas como los abrigos de pelo de peluche, lo recomendable es tener en el armario algo más clásico, que te vaya a servir en todo tipo de situaciones, formales e informales. Un abrigo de paño en negro, marrón o gris es una buena opción. Además, siempre puedes cometer un genocidio con todos los peluches de tu infancia y cubrirte con sus pieles. Gratis, y a la última.

3. Vaqueros oscuros: esta es la típica prenda que da calor en verano y frío en invierno, pero que no puede faltar en ningún armario. Más de una se ha puesto unos leotardos debajo para poder llevarlos con dignidad a -3º.

4. Americana: mucho mejor que una rebequita de punto, la americana o blazer aportará un toque sofisticado a tu look. Elígela negra y sin adornos, de corte sencillo; te servirá para combinar con cualquier pantalón o vestido. Por cierto, no hace falta que vayas a Wisconsin a por ella, las hay en Europa también.


5. Gabardina o trench: ideal para los días de lluvia, pues suelen ser impermeables. Mejor si va forrada para poder soportar las temperaturas del invierno. La tentación de esta prenda es hacer el viejo chiste del señor pervertido que no lleva nada debajo de la gabardina; desde aquí os advertimos que podéis coger frío.

6. Cazadora acolchada: el mítico ‘plumas’ de los 90 puede sacarte de más de un apuro cuando las temperaturas son mínimas. Perfecto también para hacer excursiones al campo y a la nieve. Hay días en los que ser el muñeco de Michelín tiene sus ventajas.

7. Vestido de punto: mejor si es de un color liso, las opciones para combinarlo serán mayores. Utilizar con él unas medias gruesas es imprescindible, a no ser que quieras acabar azul.

8. Camisetas lisas: para llevar debajo de cualquier prenda y resguardarte del frío. Hazte con varias negras y blancas en manga larga, manga corta y tirantes, para utilizar según la ocasión. Te permitirán llevar, por ejemplo, un jersey más fino o una blusa, ya que por debajo irás abrigada. El viejo truco de las capas de cebolla.

9. Bufanda XXL: imprescindible para proteger la garganta y evitar que te acabes resfriando y hablando como Llongueras. Puedes elegirla con algún estampado de cuadros para dar un toque de color a los días más grises. El tamaño XXL es importante para no parecer tu abuelo.

10. Guantes y gorro de lana: unos básicos que impedirán que se te enfríe el cerebro y las manos. Los autodefinidos no se hacen igual con estas partes del cuerpo congeladas.




TONALIDADES PARA ESTE INVIERNO


¿Estás lista para conocer los colores que no pueden faltar en tu armario este nuevo año? ¡Te mostraremos los 7 colores con los que deslumbrarás en este 2016!

Verde Esmeralda. Este color es realmente hermoso, y se viene con mucha fuerza. Prendas de todo tipo teñidas con un verde esmeralda.
  • Celeste pastel. Llegó la temporada de los colores PASTEL y sin duda te harán brillas en este nuevo año. Sobre todo el azul pastel, ¡se ganará toda las miradas!
  • Indigo. ¡Wow!, este color es realmente hermoso. Y lo mejor de todo es que será un MUST para el nuevo año, ¡lo quiero usar en cada prenda!
  • Coral.El nuevo rosa. Los tonos rosados nunca pasan de moda, pero sus matices van cambiando y se convierten en verdaderas tendencias. En este caso, uno de los elegidos del rosa para esta temporada es el coral.
  • Salmon. El salmón es otro color que volverá y lo verás en cada vidriera y en cada prenda. Lo bueno es que habrá de todos los estilos de prendas, y podrás encontrar la tuya para mantener tu estilo original.
  • Bordeaux. El bordeaux ha vuelto!, y estamos muy felices por eso. Un color con mucha fuerza que puede convertir tus look, permitiéndolo DESLUMBRAR.

  • Amarillo pastel.  ¿Te gustan los tonos pastel? ¡Genial!, porque será una tendencia con mucha fuerza al comienzo del año. Azul, amarillo, naranja, ¡todos los colores que desees!, pero en especial el amarillo y el azul.

¿Estás lista para el comienzo del nuevo año? ¡Estos colores te ayudarán a empezarlo de la mejor manera!, y así D-E-S-L-U-M-B-R-A-R con tu look.







miércoles, 25 de noviembre de 2015

Te quiero, pero no te necesito

Publicado por Liz JM en 17:33
Reacciones: 
0 comentarios


Vivimos en una sociedad en la que cada día nos creamos nuevas necesidades. Nos encanta la formula “necesito”: “necesito cambiarme de coche, necesito unos zapatos nuevos, necesito otro móvil, necesito apuntarme a un gimnasio”, etc.

Si pensamos en el consumismo que nos rodea, esto puede ser comprensible; a muchos les interesa que pensemos así, aunque eso no lo  justifica. Pero es peor cuando trasladamos estas ideas al marco de las relaciones, y más concretamente a las relaciones de pareja.
Te quiero, pero no te necesito
Si eres de los que te encantan las canciones que dicen frases como “mi vida eres tú”, “sin ti no soy nada” o “me muero si no estás”, si te derrites cada vez que tu pareja te dice “eres todo para mí” o “no podría vivir sin ti”, es muy probable que formes parte de esas personas que hacen de su relación el centro de su vida, olvidándose incluso de que su vida es algo más.

El amor es libertad, no sufrimiento
A menudo oímos frases del tipo “necesito estar con él todo el tiempo”, “haría lo que fuera por ella”, “si me deja me muero”.

¿Te has preguntado alguna vez qué hay detrás de este tipo de afirmaciones? Tal vez una relación de dependencia, tal vez una pérdida de la propia identidad, tal vez un miedo a perder a la otra persona. Este tipo de declaraciones nos indican que detrás hay una relación insana.




El psicólogo Walter Riso decía en uno de sus libros que el amor crea un lazo que se puede convertir en cadena cuando no hay libertad. Para que una relación sea saludable, ambos deben tener claro que estar con esa persona es una opción, no una necesidad.

En lugar de decir “no puedo estar sin ti”, es mucho más bonito -aunque no estemos acostumbrados- decir: “Podría estar sin ti y ser feliz; aun así elijo estar contigo porque quiero que formes parte de mi felicidad”, o lo que es lo mismo: “te quiero, pero no te necesito”.

Durante mucho tiempo nos han inculcado que en el amor es inevitable sufrir, y eso, desde mi punto de vista, es falso.

Desde el momento en que lo estás pasando mal ha dejado de ser amor, al menos para los que entendemos que el amor es sinónimo de bienestar, de plenitud,  de entrega incondicional, de respeto, de apoyo, y sobre todo de libertad.

Las parejas que pasan de quererse a soportarse, las personas que aguantan o toleran situaciones que van en contra de sus principios, quienes permiten faltas de respeto o chantaje emocional no lo hacen porque quieren a sus parejas, sino porque no se quieren a ellas mismas.

Nadie es imprescindible
Muchas de las personas que se auto-engañan pensando que necesitan al otro, en realidad viven acomodados en rutinas que no les satisfacen porque creen que, de dejarlo, no volverían a encontrar el amor.

Necesitar implica que algo es imprescindible, que sin eso no podemos vivir. Necesitar implica depender, y la dependencia nos aleja de la libertad.

Hay muchos ejemplos que ilustran la idea de que, nos guste o no, nadie es imprescindible. Las personas se separan e inician nuevas relaciones, algunas personas sufren la pérdida de un ser querido y siguen adelante, incluso nosotros mismos algún día no estaremos aquí y la vida continuará.

Tener presente la idea de que nada es para siempre y saber renunciar a lo que no nos conviene nos ayuda a valorar más a las personas que forman parte de nuestra vida y a mantener relaciones más saludables basadas en la elección de lo que queremos, y no en el conformismo basado en la falta de opciones.

La pareja es una parte, no un todo
A menudo la gente cae en la trampa de entender su relación de pareja como un todo: “Ella es lo que da sentido a mi vida”… Y, por muy romántico que esto nos pueda sonar, es uno de los peores errores que se pueden cometer.

No podemos dejar el sentido de nuestra vida, o lo que es lo mismo, nuestra felicidad, en manos de otra persona, por mucho que la queramos.

La persona que elegimos para compartir nuestra vida es un ser importante, por supuesto que sí; pero no puede ser lo único.




Como seres individuales nuestra vida se completa con más cosas. Y nos conviene dedicar una parte del tiempo a nuestro propio crecimiento como personas.

Nuestra autonomía emocional y nuestros objetivos en la vida son partes que no podemos dejar de lado.

Uno no puede dejar de ser quien es, no puede perder su esencia y su propia identidad para satisfacer a su pareja. Si es así, estamos alimentado un amor enfermizo, una relación tóxica basada en miedos y obsesiones.

No te olvides que querer no es necesitar: querer es amar en libertad, querer es poder elegir, y querer a alguien es elegir a esa persona todos los días sin depender de ella.



Las mejores 12 mascarillas caseras para tu rostro

Publicado por Liz JM en 16:59
Reacciones: 
0 comentarios
Para que un tratamiento facial sea efectivo es fundamental conocer las características y el tipo de piel, ya sea seca, grasa o mixta. La reacción de cada una ante las mascarillas puede ser diferente.

¡Qué ajetreada es la vida diaria! No nos queda un segundo para respirar entre el trabajo, la casa, las cuentas, la pareja, los hijos y los problemas que surgen…! Y toda esta agitación queda reflejada en nuestra piel en forma de arrugas, manchas y falta de brillo.






Seguramente te preguntas qué hacer, la realidad es que no tienes tiempo para ir al salón de belleza y las mejores cremas son tan caras que no te decides a comprarlas ¡No te preocupes! La solución está en tus manos, utilizando ingredientes de tu propio hogar puedes revitalizar tu piel y realzar su belleza.

En este artículo te ofreceré lo que hace tantos meses estabas buscando ¡Las mejores 12 mascarillas para tu cara!

¿Por qué se afecta mi piel?


La piel es el órgano más extenso del cuerpo humano y su primera y principal barrera contra agentes patógenos. Entre sus muchas funciones están: regular la temperatura corporal, proteger las estructuras internas y proporcionar sensaciones como el tacto y la presión. Una piel tersa y luminosa es señal de  salud, sin embargo existen muchos factores internos y externos que pueden influir negativamente en su aspecto y correcto funcionamiento:
Principales factores que afectan la piel
Exposición excesiva a la radiación solar.
Uso excesivo de sustancias químicas como maquillajes, jabones, entre otros.
Alcoholismo
Tabaquismo
Dieta desequilibrada y poco saludable
Desde el punto de vista estético la piel ha sido considerada símbolo de belleza por numerosas culturas. En la actualidad diversas compañías de cosméticos dedican sus esfuerzos a hallar nuevas fórmulas que permitan rejuvenecer y proteger la piel. La forma más común de tratamiento de belleza son las mascarillas.

Pero tú no necesitas esas mascarillas costosas, llenas de productos químicos, utilizando productos naturales, en tu propio hogar puedes preparar las mejores mascarillas para tu rostro.

Mascarillas para el rostro: Belleza y salud

No hay nada más refrescante para el rostro que una  mascarilla natural: hidrata, elimina las células muertas de la piel, y reafirma las líneas de expresión. Existen varios tipos de mascarilla en dependencia de la forma en que actúan sobre la piel, así que debes tener en cuenta lo que necesitas para elegir cuál preparar:

Tipos de mascarilla según su función



  1. Mascarilla de Efecto Tensor: Se aplica húmeda y al secarse provoca una tensión que favorece la circulación sanguínea y la nutrición celular.
  2. Mascarilla de Efecto Reafirmante: Se aplica húmeda y al secarse provoca una tensión que reafirma los tejidos.
  3. Mascarilla Exfoliante: Permite la eliminación de células muertas y secreciones de la piel.
  4. Mascarilla Hidratante: Evita la evaporación del agua superficial de la piel, creando una barrera de protección y favoreciendo la desaparición de las arrugas y reafirmando las líneas de expresión facial.
  5. Mascarilla Estimulante: Estimula los vasos capilares superficiales y favorece la nutrición de los tejidos.
  6. Mascarilla de Efecto Aclarante: Absorbe el exceso de melanina, eliminando manchas y pecas.
  7. Mascarilla Renovadora: Elimina las células muertas de la capa superficial y activa y acelera la renovación celular.
Debes tener en cuenta que la piel de cada persona tiene características diferentes, por lo cual la reacción ante determinada mascarilla puede ser diferente también. Uno de los aspectos que más influye en la efectividad de un tratamiento facial es el tipo de piel, ya sea seca, grasa o mixta. Si ya sabes lo que precisa tu rostro, continúa leyendo pues a continuación te ofrezco las 12 mejores mascarillas para tu cara.

Las mejores mascarillas para tu cara

Dedica una hora del día o de la noche a tu rostro, él también precisa de tu atención y tus mimos. Antes de aplicarte la mascarilla que necesites, lávate el rostro para eliminar el polvo y el sudor. Recuerda que debes preparar solo la cantidad que vas a utilizar en el momento, aunque, en ocasiones es posible dejar la mascarilla hasta el día siguiente en un recipiente de barro dentro del refrigerador. Puedes aplicarlas todos los días pero es preferible dejar la piel del rostro descansar un día de por medio.

Mascarillas exfoliantes



Mascarilla #1: Miel y almendras

Para preparar el más exquisito exfoliante casero solo necesitas una cuchara sopera de miel y dos almendras. Tritura las almendras con el mortero hasta que den un polvo muy fino y mézclalo con la miel, luego añade una cucharadita de zumo de limón. Aplícalo suavemente en el rostro dándote masajes circulares y déjalo secar  durante 15 minutos. Enjuágate con agua tibia. Te sentirás rejuvenecida.

Mascarilla #2: Miel

¿Quieres tener la piel tersa y suave? Aplica la miel uniformemente por todo tu rostro. Déjala durante quince minutos y luego retírala con agua fría. Ya verás qué bien se siente.

Mascarilla #3: Avena y suavidad

Es increíble lo suave que queda la piel después de utilizar esta mascarilla. Solo necesitas licuar o machacar muy bien media taza de avena y agregarle media cucharadita de miel de abejas, dos cucharadas de leche, dos gotas de aceite de geranio y dos gotas de aceite de manzanilla. Mezcla bien y aplica esta pasta con tus dedos mediante masajes circulares. Déjala por 15 minutos y retírala con agua tibia. Tu piel quedará tan suave como la de un bebé. Puedes añadirle a la mezcla 5 gotas de zumo de limón si tienes una piel grasa.

Mascarillas hidratantes


Mascarilla #4: Frutas

Ciertas frutas son ideales para hidratar tu piel debido a su alto contenido de agua. Utiliza, por ejemplo, un plátano (banana) maduro y haz una pasta, la cual aplicarás en sobre tu cara y el cuello suavemente. Espera 15 minutos y retira la mascarilla con agua fría para activar la circulación sanguínea.

Mascarilla #5: Pepino

Ya conocemos las maravillosas propiedades del pepino: es delicioso, fresco e ideal para una dieta balanceada. Pues no te imaginas los cambios que puede lograr en tu piel, sobre todo si has tomado demasiado sol en un día de playa. Pela un pepino y muélelo bien fino hasta obtener una pasta (no te olvides de guardar dos rodajitas para tus ojos), extiéndela por todo tu rostro y descansa por 15 minutos. Retira con abundante agua fría y veras tu piel fresca y humectada.

Mascarillas renovadoras contra arrugas y ojeras



Mascarilla #6: Rostro terso

Otra vez la miel y el huevo, una mezcla sin par para la belleza. Combina dos cucharadas de miel con una clara de huevo batida.  Mezcla con una cucharada de zumo de limón y aplícatela en el rostro, masajeando suavemente. Sentirás como tu piel se estira. Déjala durante 20 minutos y límpiate el rostro con leche descremada tibia. Una delicia de tratamiento.

Mascarilla #7: Rosas y Juventud

Pues sí, era cierto lo que contaban las mujeres en la antigüedad, algo tan efímero como una rosa  conserva el secreto de la eterna juventud. ¿Deseas probarlo? Pues tritura los pétalos de cinco rosas frescas hasta hacer una pasta y déjala actuar en tu rostro durante 15 minutos. Retírala con agua fría ¡Y verás los resultados1

Mascarilla #8: Yogurt

Las arrugas hablan de experiencia y madurez pero a nadie le gustan, con esta mascarilla las suavizarás. Mezcla un vaso de yogurt natural con una cucharadita de semillas de hinojo y otra de hojas de la misma planta trituradas. La crema debe ser homogénea cuando la apliques en tu rostro. Déjala durante 20 minutos y retírala con agua tibia. Repítelo día a día y tu piel lo agradecerá.

Mascarillas contra el acné, las espinillas y las manchas



Mascarilla #9: Tomate

El tomate tiene variados efectos sobre la piel: hidratante, tensor y exfoliante. Si deseas que esos molestos granitos y puntos negros desaparezcan pica un tomate a la mitad y pásalo por tu rostro. Déjalo actuar durante 15 minutos y retíralo con agua tibia ¡Verás los resultados!

Mascarilla #10: Limón

El limón es la fruta de los mil usos ¡quién se iba a imaginar que también elimina las manchas! Pues bien, mezcla una cucharada de miel de abejas con otra de zumo de limón. Aplícala con un algodoncito en la piel del rostro y déjala durante 20 minutos. Retira la mascarilla con un algodoncito y agua mineral. Ten cuidado de limpiarla bien pues la exposición al sol de la piel con limón provoca manchas.

Mascarillas Estimulantes



Mascarilla #11: Fresas

Si sientes la piel reseca utiliza esta magnífica crema natural para hidratarla y nutrirla. Tritura varias de fresas y mézclalas con miel. Aplica esta crema en tu piel y déjala por 20 minutos. Retírala con agua fría y siente como tu belleza vuelve con nuevos bríos.

Mascarilla #12: Crema nutritiva

Luego de exfoliarte lo mejor es aplicar una crema nutritiva que estimule tus células. Combina 1 cucharada de miel, 1 cucharada de agua mineral, 1 cucharadita de agua de rosas y una cucharada de yogur o leche. Aplícala en tu rostro con un algodoncito y déjala actuar durante 15 minutos. Retírala con abundante agua fría y mírate al espejo. Seguro notarás cambios.

Ayudando a tu piel

Ahora ya puedes elegir la mascarilla que prefieras, pero recuerda que tu piel es un reflejo de tu salud. Para mantenerla suave y joven debes también tener una dieta balanceada, tomar más de dos litros de agua al día y evitar el tabaquismo y el alcohol.

viernes, 13 de noviembre de 2015

10 BASICOS PARA ESTE INVIERNO

Publicado por Liz JM en 11:55
Reacciones: 
0 comentarios
Las mujeres suelen (solemos) tener el armario lleno de nada que ponernos. Mientras que la barra del ropero hace esfuerzos por mantenerse firme a pesar de las siete toneladas de ropa que aguanta, nosotras ya estamos planeando la próxima visita al centro comercial, porque, claro, “es que casi no tengo ropa, está todo pasado de moda ya, ¿lo ves? Si lo compré hace por lo menos una semana”. Piénsalo fríamente: ni viviendo tres veces vas a poder usar todas la ropa que tienes. Nuestro consejo es que te plantes delante del armario y analices qué tienes, y si de verdad vas a poder sobrevivir al invierno con ello. Con el cambio de armario que esperamos hayas hecho ya (y para el que te dimos algunos consejos), habrán salido a la luz prendas que ni recordabas que tenías. Busca tus básicos para el frío. Un buen fondo de armario de elementos básicos te salvará varias temporadas, y te permitirá poder combinarlos con prendas de moda sin que tu tarjeta de crédito tiemble demasiado. ¿Quieres saber cuáles son esos básicos de otoño/invierno que no deben faltar en tu armario? En eltiempo.es te los mostramos.

Prendas para el frío

1. Jersey liso de lana: nada de estampados extraños que probablemente te horrorizarán la temporada que viene. Un buen jersey de un único color te permitirá múltiples combinaciones con pantalones o faldas. Mejor si inviertes un poco de dinero en él, o a las dos puestas no se verá de la cantidad de bolas que va a tener. También conviene que no pique, o acabarás por pasarte el día con la mano dentro del jersey, rascándote, y la gente va a pensar que te gustas mucho y te estás metiendo mano.
 2. Abrigo clásico: aunque ahora se vean cosas tan extrañas como los abrigos de pelo de peluche, lo recomendable es tener en el armario algo más clásico, que te vaya a servir en todo tipo de situaciones, formales e informales. Un abrigo de paño en negro, marrón o gris es una buena opción. Además, siempre puedes cometer un genocidio con todos los peluches de tu infancia y cubrirte con sus pieles. Gratis, y a la última.

3. Vaqueros oscuros: esta es la típica prenda que da calor en verano y frío en invierno, pero que no puede faltar en ningún armario. Más de una se ha puesto unos leotardos debajo para poder llevarlos con dignidad a -3º.

4. Americana: mucho mejor que una rebequita de punto, la americana o blazer aportará un toque sofisticado a tu look. Elígela negra y sin adornos, de corte sencillo; te servirá para combinar con cualquier pantalón o vestido. Por cierto, no hace falta que vayas a Wisconsin a por ella, las hay en Europa también.


5. Gabardina o trench: ideal para los días de lluvia, pues suelen ser impermeables. Mejor si va forrada para poder soportar las temperaturas del invierno. La tentación de esta prenda es hacer el viejo chiste del señor pervertido que no lleva nada debajo de la gabardina; desde aquí os advertimos que podéis coger frío.

6. Cazadora acolchada: el mítico ‘plumas’ de los 90 puede sacarte de más de un apuro cuando las temperaturas son mínimas. Perfecto también para hacer excursiones al campo y a la nieve. Hay días en los que ser el muñeco de Michelín tiene sus ventajas.

7. Vestido de punto: mejor si es de un color liso, las opciones para combinarlo serán mayores. Utilizar con él unas medias gruesas es imprescindible, a no ser que quieras acabar azul.

8. Camisetas lisas: para llevar debajo de cualquier prenda y resguardarte del frío. Hazte con varias negras y blancas en manga larga, manga corta y tirantes, para utilizar según la ocasión. Te permitirán llevar, por ejemplo, un jersey más fino o una blusa, ya que por debajo irás abrigada. El viejo truco de las capas de cebolla.

9. Bufanda XXL: imprescindible para proteger la garganta y evitar que te acabes resfriando y hablando como Llongueras. Puedes elegirla con algún estampado de cuadros para dar un toque de color a los días más grises. El tamaño XXL es importante para no parecer tu abuelo.

10. Guantes y gorro de lana: unos básicos que impedirán que se te enfríe el cerebro y las manos. Los autodefinidos no se hacen igual con estas partes del cuerpo congeladas.




TONALIDADES PARA ESTE INVIERNO

Publicado por Liz JM en 11:34
Reacciones: 
0 comentarios

¿Estás lista para conocer los colores que no pueden faltar en tu armario este nuevo año? ¡Te mostraremos los 7 colores con los que deslumbrarás en este 2016!

Verde Esmeralda. Este color es realmente hermoso, y se viene con mucha fuerza. Prendas de todo tipo teñidas con un verde esmeralda.
  • Celeste pastel. Llegó la temporada de los colores PASTEL y sin duda te harán brillas en este nuevo año. Sobre todo el azul pastel, ¡se ganará toda las miradas!
  • Indigo. ¡Wow!, este color es realmente hermoso. Y lo mejor de todo es que será un MUST para el nuevo año, ¡lo quiero usar en cada prenda!
  • Coral.El nuevo rosa. Los tonos rosados nunca pasan de moda, pero sus matices van cambiando y se convierten en verdaderas tendencias. En este caso, uno de los elegidos del rosa para esta temporada es el coral.
  • Salmon. El salmón es otro color que volverá y lo verás en cada vidriera y en cada prenda. Lo bueno es que habrá de todos los estilos de prendas, y podrás encontrar la tuya para mantener tu estilo original.
  • Bordeaux. El bordeaux ha vuelto!, y estamos muy felices por eso. Un color con mucha fuerza que puede convertir tus look, permitiéndolo DESLUMBRAR.

  • Amarillo pastel.  ¿Te gustan los tonos pastel? ¡Genial!, porque será una tendencia con mucha fuerza al comienzo del año. Azul, amarillo, naranja, ¡todos los colores que desees!, pero en especial el amarillo y el azul.

¿Estás lista para el comienzo del nuevo año? ¡Estos colores te ayudarán a empezarlo de la mejor manera!, y así D-E-S-L-U-M-B-R-A-R con tu look.